sábado, 28 de mayo de 2011

Cuatro energías y cinco sabores

Las cuatro energías se refieren a las propiedades de frío, calor, tibieza y frescor.
Estos términos describen las acciones de las sustancias medicinales, así como sus
características energéticas de relevancia terapéutica. El yeso (Shigao), la raíz de
Anemarrhena (Zhimu), la raíz de Coptis (Huangliang) y la raíz de rehmannia fresca
(Shengdihuan), sustancias empleadas todas ellas en la supresión de los síndromes de
calor se describen como frescas o frías; las sustancias que suprimen los síndromes de
frió, como la raíz de acónito preparada (Fuzi), se caracterizan como tibias o frescas; y
aquellas cuyas propiedades son como las de la páquima (Fuling), es decir, ni frías ni
calientes, son consideradas neutras.
Los cinco sabores son ácidos, amargo, dulce, acre-picante y salado. Sí el sabor no
es evidente, se habla de suave o insípido. Los antiguos médicos descubrieron los
efectos terapéuticos de cada una de las propiedades. Las sustancias medicinales
picantes dispersan y estimulan la circulación de qi, y vigorizan la sangre. Por ejemplo,
el sudor provocado por la efedra (Mahuang) elimina los síndromes externos; la raíz de
costo (Muxiang) estimula la circulación; y la flor de alazor (Honghua) vigoriza la
sangre.
Las sustancias medicinales dulces tonifican, armonizan y regulan; por ejemplo, la raíz
de gínseng de Shangtang (Dangshen) reabastece de qi; la raíz de la ehmannia
preparada (Shudihuang) nutre la sangre; la cebada malteada (Yitang) y la raíz de
regaliz (Gancao) mitigan y frenan el dolor o armonizan las acciones de las demás
sustancias. Las sustancias insípidas o de sabor suave transforman la humedad y
favorecen la micción. Las sustancias ácidas absorben y controlan; por ejemplo, el
fruto del cornejo (Shanzhuyu) y el fruto de Schísandra (Wuweizi) eliminan las
efusiones de semen y el sudor espontáneo; la nuez de agalla (Wubeizi) controla la
diarrea. Asimismo, algunas sustancias se caracterizan por sus propiedades astringentes.
Su función es similar a la de las sustancias ácidas; por ejemplo, el hueso de dragón
(Longgu) y la concha de ostra (Muli) se emplean como sudoríficos; la halloysita roja
(Chishizhi) y la corteza de granado (Shiliupi) detiene la diarrea; con las semillas de
euríalo (Qianshi) y la frambuesa (Fupenzi) se trata las poluciones nocturnas, la micción
frecuente y la leucorrea.
Las sustancias medicinales amargas reducen y secan; el ruibarbo (Dahuang), por
ejemplo, se usa como laxante y para reducir el calor; las semillas de lepidio (Tinglizi)
reducen el calor de los pulmones y alivian el asma; el de rizoma de Atractylodes
(Cangzhu) y la corteza de magnolio (Houpo) secan y transforman la humedad turbia; la
corteza de felodendron (Huangbai) y la raíz de Anemarrhena (Zhimu) secan la humedad
y tonifican el yin. Las sustancias saladas ablandan la dureza, eliminan las callosidades y
los nódulos, y purgan los intestinos; por ejemplo, la sal de Glauber (Mangxiao) se usa
en los casos de estreñimiento; con la concha de Arca granosa(Walengzi) se tratan la
escrófula y los nódulos subcutáneos. Basándose en estas consideraciones preliminares,
los antiguos médicos generalizaron las acciones de las sustancias y formularon la teoría
de los cinco sabores. Las sustancias medicinales cuya función es dispersante son
picantes; las que tonifican, dulces; y así sucesivamente. Por lo tanto, la materia medica
china clásica describe el sabor de las sustancias de un modo aproximado; por ejemplo,
el sabor “picante” de la raíz de pueraria (Gegen), el sabor “dulce” del yeso (Shigao) y el
sabor “salado” de la escrofularia (Xuanshen) no se corresponden con los sabores que
percibe el paladar. Al hablar de las cuatro energías y los cinco sabores, cabe distinguir
diversos grados de intensidad. Las sustancias medicinales pueden ser frías, ligeramente
frías y muy frías; amargas, ligeramente amargas o muy amargas; etcétera. Algunas
sustancias, como el fruto de la Schisandra (Wuweizi), tienen varios sabores. En
cualquier caso, las sustancias se catalogan asignándoles un solo sabor y una sola
propiedad. Estas dos cualidades sirven para describir las complejas acciones de las
sustancias. En consecuencia, la efedra (Mahuang) es picante y tibia, y disipa el viento y
el frió; el bulbo de lirio blanco (Baihe) es dulce y frío, y estimula la producción de
fluidos corporales; y la raíz de astrágalo (Huangqi) es dulce y tibia, y reabastece de qi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada