sábado, 28 de mayo de 2011

Ascenso, descenso, flotación o sumersión

Las tendencias funcionales de ascenso, descenso, flotación y sumersión constituyen un método de categorización de utilidad clínica. Las sustancias medicinales que ascienden
y flotan, se mueven hacia arriba y hacia fuera; son sustancias que, como las hojas de
perilla (Zisuye), la raíz de Blupeurum (Chaihu), el rizoma de Cimicifuga (Shengma) y
el falso eléboro negro (Lilu), hacen sudar, elevan el yang, provocan el vómito y abren
los orificios.
Las sustancias que descienden y se sumergen, se mueven hacia abajo y hacia dentro,
conducen qi hacia abajo, estimulan la micción y la defecación, contienen el yang y
calman la mente. Entre ellas figuran las semillas de Perilla, la hematites
(Daizheshi), el ruibarbo (Dahuang) y el cinabrio (Zhusha). La tendencia funcional de
una sustancia medicina1 esta relacionada generalmente con su sabor, propiedad, calidad
y preparación. Las sustancias de tipo ascendente y
flotante tienen un sabor picante o dulce, así como las propiedades de tibieza o calor; por
su parte, las sustancias clasificadas como descendentes y sumergentes tienen un sabor
amargo, ácido o salado, así como las propiedades de frío o frescor. En cierta ocasión, el
celebre doctor Li Shizhen describió estas relaciones en los siguientes términos: “Las
sustancias medicinales de sabor ácido o salado carecen de función ascendente; las de
sabor dulce o picante carecen de función descendente; las sustancias frías carecen de
función flotante; y las calientes carecen de función sumergente”. Las partes ligeras de
las plantas, como las flores y las hojas, tienen las funciones de ascenso y flotación; las
sustancias que, como las semillas, los frutos y los minerales, son de naturaleza pesada,
tienen las funciones de descenso y de sumersión. Por otra parte, el procesamiento y la
elaboración de las sustancias pueden cambiar su sabor y propiedades, e influir sobre sus
tendencias funcionales. Veamos algunos ejemplos: al freírlas, se produce una función
ascendente; el procesamiento con jengibre, genera una función dispersante; si se
enhornan con vinagre, se produce una función astringente; y si se preparan con sal, una función descendente.
Al extender una receta, debe tenerse en cuenta la combinación de las sustancias,
uno de los factores que determinan su tendencia funcional. Por ejemplo, la raíz de
farolillo (Jiegeng) tiene una tendencia funcional de flotación y la raíz de aquiranta
(Niuxi) tiene una tendencia funcional de descenso; al combinarlas, ambas tendencias
funcionales cambian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada